Esports, el gigante que no parará de crecer en 2021

amateur

¿Cómo han pasado los videojuegos de ser un entretenimiento de máquinas recreativas a una indústria que mueve billones de dólares al año?. ¿Qué son los esports y cómo consiguen llenar estadios enteros alrededor del mundo?. ¿Qué rol puden jugar en el sector las empresas emergentes?. Estas son algunas de las preguntas clave que debemos ser capaces de responder si queremos entender mejor hacia dónde se está moviendo una pieza clave de la cambiante indústria del entretenimiento.

El sector de los videojuegos esta creciendo tanto y tan rápido que según Forbes[1] habrá superado los $300 mil millones de beneficio y más de 2.500 millones de gamers alrededor del mundo en 2025. Efectivamente, estamos hablando del 35% de la población mundial. La capacidad que tiene la indústria para transformar hábitos y patrones de consumo no puede ser menospreciada y sin embargo muchas empresas no endémicas todavía no son conscientes del peso que tienen los videojuegos en la vida de muchos consumidores.

Pensémoslo así: igual que Apple no es una simple empresa de hardware y software, o la Super Bowl no es un mero partido de fútbol americano, Fortnite o League of Legends tampoco son sólo videojuegos. Son fenómenos de masas, que marcan tendencias, acarrean un bagaje y dibujan una subcultura popular. Son capaces de fabricar potentísimas colaboraciones con terceros, promocionar productos y más importante todavía, atraer, conectar y retener distintos segmentos de las audiencias. Especialmente las más jóvenes, elusivas para los medios tradicionales.

No debe extrañarnos pues que el CEO de la plataforma Netflix, Reed Hastings, considere a Fortnite un competidor directo incluso por encima de HBO. Tampoco que Amazon, Windows, Google o Facebook estén todas fuertemente posicionadas en el sector de los videojuegos. Y todavía más importante, no nos olvidemos de Tecent Holdings, el gigante tecnológico chino, con participación en más de veinte empresas de la indústria.

Así pues, mientras los jugadores seguían a lo suyo, la indústria se ha ido expandiendo a su alrededor. Con el desarrollo del sector floreció de forma progresiva su escena competitiva, los esports. Su crecimiento ha sido meteórico hasta el punto de que en 2020, en plena pandemia mundial, los esports generarán unos ingresos por valor de $1.1bn de dólares y una audiencia de casi 500 millones en 2020 según la empresa analítica Newzoo (amén a nuestra bibilia).

Sin ir muy lejos, en los pasados meses de setiembre y octubre de 2020 se ha desarrollado en Shanghái, China, el Mundial de League of Legends, en el que los 22 mejores equipos del mundo compitieron para ver quién se alzaba con la Copa del Invocador. El torneo, organizado por la propia desarrolladora del videojuego, Riot Games, ha alcanzado ya una audiencia global de 100 millones de espectadores, convirtiéndose así en la mayor competición de esports del planeta.

Contrario a lo que alguno pueda pensar, ser jugador profesional de videojuegos es un trabajo tan serio como el de un deportista tradicional de élite. Los jugadores viven por y para competir al máximo nivel y lo hacen en un entorno específicamente habilitado para que puedan desarrollarse como profesionales: con una gaming house dónde los entrenadores, analistas, nutricionistas y psicólogos deportivos les preparan para poder rendir hasta el límite de sus posibilidades. Y es una profesión de la que se lucran sobremanera. En 2020 la media salarial de los jugadores compitiendo en la League of Legends Championship Series de Norte América se situó en 400.000 dólares. Quizás estos números sobrepasen a más de un lector. Y sin embargo, es posible dibujar paralelismos con lo que sucede en la élite de la indústria musical, cinematrográfica o en los deportes tradicionales como el fútbol. Más allá del debate moralista, la cuestión suele zanjarse con el “si lo generan…”.

El desarrollo de los esports en España

El desarrollo del ecosistema de los esports ha sido liderado en gran parte gracias al ímpetu que le han dado algunos países como Estados Unidos, Japón, China o Corea. Sin embargo, antes de recurrir al pensamiento derrotista ibérico, decir que España es uno de los líderes a nivel mundial no sólo en lo que a videojuegos se refiere, también en la escena competitiva. Se sitúa dentro del top 10 en ingresos provinientes de los videojuegos (1.479 millones en 2019) y 12 en ranking de audiencia de esports (5,5 millones).

“Los esports son el entretenimiento no del futuro, sino del presente y la actual pandemia así lo ha demostrado”, según Rafael Espinosa de los Monteros, CEO de Fluzo Studios. “El mercado de los esports supone ya una gran oportunidad tanto para empresas consolidadas como para start-ups tecnológicas. Público creciente, basado en fuerte tecnología y carente aún de modelos de negocio que lo hagan más estable”.

Cada vez es más habitual ver nuevas iniciativas empresariales dedicadas específicamente a proveer de un servicio o producto en el marco de los esports. La profesionalización y tecnificación del sector ha traído consigo el desarrollo de start-ups como Streamloots, una empresa de origen valenciano que proporciona a los jugadores de opciones de monetización a cambio de realizar acciones con la comunidad. La empresa cerró en 2019 hasta tres rondas de financiación por un valor total de 1.5M de euros.

Otro ejemplo es MAD Lions, un club español de esports fundado en 2017 que en la práctica ha funcionado como una startup y que, desde su fundación, recibió más de 2M de euros en financiación hasta que en Mayo de 2019 fue adquirida por OverActive Media, la organización global de esports y entretenimiento de origen canadiense. En 2020 la valoración de MAD Lions se situa ya sobre los 108,3 millones de euros.

Kaikoo y su apuesta por el sector

Como hemos visto, millones de personas disfrutan cada año de la escena competitiva de los esports. Cientos de miles debaten en redes sociales sobre qué equipo se alzará campeón en esa competición o cuál fue la mejor jugada de la partida de ayer.

Al final la conversación gira en torno a un actor principal, el jugador profesional. ¿Pero cómo llega uno a la cima de la escena competitiva? ¿cómo te conviertes en jugador profesional de un videojuego? No es una carrera fácil, está reservada tan sólo a unos pocos. Aquellos que quieran convertirse en leyendas del LoL deberán ver decenas de partidos competitivos para aprender estrategias, entrenar miles de horas y labrarse un nombre en la escena amateur hasta que alguien apueste por su talento. Y sin embargo, a pesar de todo hay muchos jugadores que núnca llegarán a ser estrellas, iconos de su generación, porque no serán capaces de exprimir todo el potencial que tienen.

¿Cómo es eso posible? Porque no todos cuentan con la infraestructura formativa necesaria para mejorar desde sus casas. A diferencia de lo que suele pasar en los deportes tradicionales, los jugadores de esports no siempre tienen acceso a un entrenador profesional. Y si lo tienen es a un coste muy elevado. ¿Cómo podríamos resolver ese problema? ¿Utilizando tecnología?

El problema es que no existe una herramienta software de entrenamiento accesible que permita guiar y entrenar a los jugadores de forma barata y eficiente. Y así surgió la idea de Kaikoo, una plataforma basada en datos que recoge data de calidad de los mejores jugadores a nivel competitivo a la vez que les ofrece herramientas útiles para su día a día. Kaikoo también es un software imprescindible para los entrenadores profesionales a través de la cuál podrán asignar tareas calanderizadas a los distintos integrantes de su equipo, analizar a sus rivales y acceder a miles de estadísticas sobre el juego.

Y para los jugadores amateur y semi-profesionales la plataforma identifica áreas de mejora y sugiere tareas para entrenar esos aspectos que necesitan más trabajo.

Estamos aquí para ayudar a que la escena competitiva siga creciendo. A que los Esports se expandan hasta ocupar el sitio que merecen. Y la única forma de hacerlo posible es apoyando a los competidores que día a día se dejan la piel para traer al mundo el mejor espectáculo digital que existe!

En las próximas semanas podremos seguir compartiendo más detalles sobre cómo planeamos revolucionar los esports a nivel competitivo con Kaikoo, nuestra plataforma hacia el estrellato!


[1] https://www.forbes.com/sites/ilkerkoksal/2019/11/08/video-gaming-industry–its-revenue-shift/#762d4bea663e

Submit your response

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.