Pimen: ‘Lo difícil para dar el salto del amateur al profesional, es saber tener disciplina y seriedad’

Rubén ‘Pimen’ Pimentel tiene un amplio recorrido en el panorama competitivo del League of Legends español. Tras pasar por seis equipos de diferente categoría entre los que se encuentran QLASH y Dead Rabbits, un problema en la vista le hizo alejarse un poco del competitivo para abrazar su nueva pasión: el casteo. Pimen conoce muy de cerca los entresijos del amateur, y ha hablado con Kaikoo para dar a conocer su historia.

Kaikoo: ¿Cómo fueron tus comienzos en el competitivo de League of Legends?

Pimen: Entré a competir en 2019 y fue porque había ido a varios eventos de esports como Gamergys y Gamépolis…y yo veía a la gente competir y me flipaba. Me dio por entrar al Circuito Tormenta porque me dijo un amigo que había evolucionado mucho, que habían puesto un sistema paradas, lo que te permitía viajar por España…y dije: ‘venga’. Pensé, ‘este año acabo de estudiar, me puedo tomar un año sabático para probar el competitivo’ y nos montamos un equipillo humilde y empezamos a viajar por España.

Nuestro primer campeonato fue en Tarragona y caímos en semifinal contra Movistar Riders, que eran los favoritos de ese año, y desde ahí supimos que podíamos estar en el top 5-6. Estuvimos haciendo paradas y paradas, no nos fue mal. Los dos tres primeros meses íbamos arriba del todo, luego pinchamos en Gamergy, no nos salió bien y por circunstancias personales de los jugadores decidimos dividirnos.

K: Pero seguiste hacia adelante, ¿no?

P: Sí, luego en septiembre me llamaron de Killabeez, y volví a entrar en el competitivo, aunque no me veía preparado para seguir jugando, por lo que pasé el invierno sin competir. En enero de 2020 me fichó QLASH, que diría que ha sido la organización más grande en la que he estado. Y lo bueno que tenía era que podíamos movernos, había muchos medios…a los tres meses llegó el Covid y se chafó todo. Empezamos a funcionar mal en la competición y me marché. Después pasé a Flama, donde nos fue muy bien y además trabajábamos en inglés, una cosa que me gusta, me hace sentir más profesional. De ahí pasé a Dead Rabbits, equipo con el que llegamos al top 8 del amateur…y a finales del año pasado empecé a desarrollar algo en la vista, a día de hoy sigo viendo mal, y decidí apartarme un poco del competitivo para poder mirármelo. Desde finales del año pasado no juego al mismo nivel que lo hacía antes.

K: Aún así, no has parado

P:  No, no. En Dead Rabbits me consiguieron dar tryouts, pero no los pasé. Hice tryouts en Movistar Riders, lo había intentado ya dos veces, llegué a las fases finales pero al final nada. Yo le eché muchas ganas. Me llevo muy bien con Movistar Riders, tengo sus instalaciones al lado de casa y les tengo mucho cariño. Desde ahí decidí dejar de jugar hasta que resuelva lo de la vista. De momento estoy de suplente en el Betis, Motroco, amigo mío, me quiso dar una oportunidad para que no dejara el lol de lado por completo. A partir de aquí ha sido cuando he empezado a meterme más en el mundillo del casteo, que era una cosa que yo hacía con amigos.

K: Esa era la siguiente pregunta, precisamente. ¿Cómo te iniciaste entonces en el mundo del casteo?

P: Me llegó un mensaje de Vixzy para que me metiera en las pruebas de caster para el Circuito Tormenta, llegué a las fases finales y pinché… Hasta entonces, la experiencia que había tenido había sido solo por hobby, y aunque no pasara las pruebas me registraron en una tabla donde estaban los casters del amateur para hacer fancast, eventos, lo que fuera, y todo lo que no han cubierto los del nexo lo hemos cubierto Six y yo.

Gracias a todo esto me dieron la oportunidad de hacer la Hextech series, que al principio tuvo muy nuevos números, unos 200 viewers. Fue una idea mía, porque era una liga con mucho nivel y nadie la estaba casteando. Le propuse el formato de jornada al Circuito Tormenta, les gustó la idea y desde entonces existe eso porque yo dije de castearla. Eso fue lo primero que hice, y me hizo ilusión. Después de ese pequeño boom me llamaron de la FreakCon, que es una Parada Barón del Circuito, de las más importantes, y me dijeron que si la podía castear con Bebe y con Jordi, y eso ha sido hasta ahora lo más grande que he hecho. Fue una locura. Luego me han venido ofertas de fancast de Bis, de la University… de momento llevo como 4-5 meses en el casteo, me han dado oportunidades y las he cubierto bien, pero todavía me queda mucho que desarrollar.

K: Y habiendo probado las dos cosas…¿con qué te quedas?

P: Pues son cosas distintas… pero transmiten un poco lo mismo. Es verdad que no hay comparación en cuanto a lo que sientes tú detrás de una pantalla jugando a lo que sientes casteando. Al final jugar es otro sentimiento más pasional, yo he competido mucho y si me tengo que quedar con algo en cuanto a cuánto me llena me quedaría con competir, pero castear es algo muy bonito y me gusta mucho, es un poco como elegir entre papá y mamá esto (risas). 

K: Y, ¿cuáles dirías que han sido tus referentes a lo largo de estos años?

P: Creo que todos hemos soñado hace 3-4 años con ese Origen de xPeke. Al final creo que xPeke ha sido el referente de todo al principio. Yo compartía posición con él y me fijaba mucho en él en su época. Era muy fan de Faker también, lo tengo como referente. Y si tuviera que decir alguien en España, Lucian y Pepinero, como jugadores, han marcado una época en el lol.

K: Ahora mismo, ¿hacia dónde crees que va el amateur español y qué problemas afronta?

P: Lo bueno de haber sido jugador y caster, es que ves las cosas desde dentro y desde fuera. Llevo ya dos años en lo que es el amateur y creo que siempre hay el mismo problema: creerse el ombligo del mundo y que todo gira a tu alrededor. Aunque al final hay de todo, claro, hay muy pocas veces que veas reconocer el mérito de otra persona, alegrarse por otra persona, intentar que la escena vaya bien sin que a ti te vaya bien. Yo creo que el amateur es una escena que tenemos que cuidar todos porque no hay nadie que nos cubra salvo nosotros mismos. Tú tienes que que entrar y ganártelo y si no hacemos algo para que esa escena evolucione, nosotros tampoco vamos a evolucionar.

Últimamente veo que los equipos se centran más en Twitter y en lo que es fuera de la grieta en vez de intentar evolucionar en la escena. Es cierto que el Circuito Tormenta ha ido evolucionando para arriba, lo que es la competición, el sistema de paradas, la organización, las retransmisiones…hay que reconocérselo a la competición. Pero la comunidad, toda la escena que la formamos está un poco cuestionada por dentro. Está habiendo equipos que están invirtiendo dinero y siendo profesionales, consiguen que jugadores que no tenían medios ni cobraban, ahora puedan dedicarse a ellos. Me gusta y creo que es importante que se pague lo que se trabaja, porque son muchas horas las que tienes que echar para no perder el nivel y, por mucho que te guste, si no te compensan te quemas, no se come del elo.

En cuanto a comunidad, yo creo que tenemos que dejar de criticar y dejar de lado los malos rollos y en que todo vaya bien. Es algo que se sabe en toda España, jugadores de Superliga se han referido al amateur como una escena tóxica y hay veces que no se equivocan, y creo que eso es algo que tiene que cambiar, que los jugadores correspondan a al competición.

K: ¿Crees que a veces también les faltan herramientas?

P: Depende de qué equipos. Muchos de los que entran nuevos van un poco perdidos. El ejemplo de Bis Esports es claro, han venido con mucha ilusión, con muchos recursos, pero al final eres nuevo en una escena que no has tocado nunca y necesitas referencias, necesitas ir acostumbrándote a lo que es la escena, a cómo funcionan las cosas y hay herramientas que les vendrían bien a esos equipos para ir posicionándose en las cosas y ubicarse un poco dónde están. Hay equipos más veteranos que han montado todo esto a lo largo de los años pero equipos nuevos y tal como está evolucionando la competición, algo para ubicarse les vendría bien. 

K: Entonces crees que dar el salto al profesional es complicado

P: La veo complicado por parte de los jugadores. Al final cada año suben dos o tres personas y al Nexo solo una persona en dos años o tres. Lo difícil es tener la disciplina y seriedad que te van a pedir en un equipo profesional que no te van a pedir en el amateur… porque al final toda la gente que entra es muy joven, estás en el área de videojuegos, lo que a veces te tomas como un hobby… no hay tanta seriedad en el amateur para que te formes como profesional. Quitando equipos de academia claro, no es que sea muy complicado dar el salto, no es por nivel, el problema es la seriedad y disciplina que tienes que tener para ello. La gente con la que he hablado que ha subido del amateur a Superliga, como Oscarinin, Elyoya en su momento…todos me dijeron que es eso, tienes que ponerte a ser serio y autocrítico, a mejorar tú. Y eso es algo que en el amateur, quizá porque eras más joven y no tienes esos valores, te lo tomas a broma…no te sale ser disciplinado. Y eso diferencia a un jugador de Superliga de uno que no lo es. 

K: Y en este sentido, ¿qué aportan ligas como la LEA?

P: Pues lo mismo que puede aportar la Hextech series o algo externo a lo que es el Nexo. Me gusta que haya ventanas donde otros equipos no tan grande puedan desarrollarse y tener una competición para formarse ellos. A mi por ejemplo que un equipo como puede ser más humilde, ejemplo Team Palomita o el propio Bis, que decíamos antes, en LEA puedan acostumbrarse a lo que es una liga, una regularidad, y encima es un escaparate para que los vean. Creo que son oportunidades muy buenas para equipos que no pueden estar aún en el Nexo, para que puedan pillar ese rodaje y estar en una liga del más alto nivel con una constancia ya cogida. Que tengas un formato jornada, te prepares para un partido, tengas una semana para entrenar…

K: ¿Qué consejo le darías a un equipo que comienza en una liga como LEA?

P: Uf, me pongo nostálgico de cuando entré con 17 años a jugar (risas)… Yo creo que lo que siempre tienes que tener jugando, y yo perdí un poco porque me quemé, es ilusión. Si tú no entras aquí con ilusión no vas a conseguir nada, tienes que sentir lo que haces y saber que el jugar y competir es algo serio, pero al final también es algo que te tiene que llegar y tienes que sentir un montón. Tienes que hacer amigos, llevarte bien con la gente que compites y compartir las cosas con ellos porque si no no vas a llegar a nada. Tienes que sentir con quien compites, en lo que compites y tener una constancia y una regularidad con ello, además tienes organizarte bien y ponerte tus propios objetivos, no dejar de lado eso. Tienes que tener ese equilibrio entre pasión y organización.

¿Quieres recibir las últimas novedades?

Suscríbete a nuestro newsletter

¿Quieres las últimas novedades?
Suscríbete ahora